EL ACABADO DE TU ESCULTURA


 

El acabado es una parte importante en tu modelado, pero a veces nos centramos solo en este punto y olvidamos del resto de la escultura.

Para mí, el acabado es el conjunto de características estéticas que componen la superficie final  de una escultura.

Forma parte de tu proceso de modelado

Forma parte de todo el conjunto

Forma parte de tu estilo

Y como todo en tu escultura… es una elección estética que tú decides.

Pero una escultura es mucho más que la parte final, si te enfocas solo en este aspecto …pierdes de vista todo el conjunto

Como se suele decir en estas ocasiones …”Los arboles no te dejan ver el bosque”.

Puedes modelar un retrato con trazos amplios y sueltos, aportando mucho material  sin retocar ni enlazar los trazos, dejando una textura fuerte en el acabado final de tu  escultura… o puedes hacer ese mismo retrato  aportando material en trazos finos, suaves y degradados sin apenas dejar textura ni rastro de tu palillo de modelar en su escultura.

Cualquiera de las dos opciones son perfectamente  válidas… siempre que el retrato este bien modelado 🙂

Porque en  ambos casos, un buen retrato  tiene que tener una buena estructura, saber añadir o quitar volumen donde se necesite, un buen encaje de volúmenes generales – movimiento y  la forma deseada a todo el conjunto y a sus detalles.

Como ves, independientemente del estilo que decidas… hay mucho modelado detrás del  acabado final.

¿El acabado define mucho el carácter y la estética de tu escultura?

Si

Pero como ya he explicado, una escultura es mucho más que el acabado.

Y porque explico todo esto

Porque hay una idea muy extendida en la que se confunden los términos…la más común sobre todo en tus inicios es la de  “liso igual a bien modelado”

Para muchas personas que no están relacionadas con el mundo de las artes plásticas, el único acabado bueno es un acabado liso, pulido y brillo.

La realidad es que un acabado liso no equivale a un buen modelado

Si lo pasamos al mundo de la escultura hiperrealista pasa otro tanto

Que inviertas muchas horas en texturas de poros y arrugas no equivale a un buen modelado de todo el conjunto. Puede que tu escultura tenga muchísimos fallos a la que simplemente le quieres aplicar una capa de buena pintura.

Pongamos un ejemplo sencillo que resume muy bien todo el articulo.

El ejercicio a realizar es …una esfera

La primera  tiene un acabado  irregular y  su superficie contiene trazos . La segunda tiene un acabado liso, casi pulido en su superficie.

 

  

 

 

Esta primera esfera no tiene un acabado liso, pero está perfectamente modelada

Su curvatura es perfectamente  continua aunque su superficie sea irregular

Sus proporciones son correctas

La simetría es correcta

El perímetro es perfectamente circular

Todas estas características dan como resultado un buen modelado correcto de una esfera.

Pasamos a la  segunda esfera

Esta tiene un acabado liso, incluso en algunas zonas saca brillo

Pero, su curvatura es irregular aunque su acabado sea liso

Sus proporciones no son correctas

La simetría no es correcta

El perímetro no es circular

No es un buen modelado de una esfera

Por eso antes de enfocar únicamente en el  acabado , lo interesante es  modelar bien todo el conjunto

De esa forma tu escultura estará bien modelada independientemente de tu estilo y acabado.

Ya sabemos que liso no es igual a bien modelado 😉

Espero que te haya resultado interesante y útil este articulo , si quieres puedes dar un like en facebook ..compartir o suscribirte al blog , de esta forma me ayudas a seguir con este espacio dedicado al fantástico mundo de la escultura.

Abur!

Deja un comentario